Albóndigas con salsa de tomate casera y patatas cocidas.

Una receta muy completa

La receta albóndigas con salsa de tomate casera y patatas cocidas es laboriosa, pero si se te hace pesada, puedes dividir la receta en dos partes y que así sea más ameno, por un lado preparar las albóndigas, y en un segundo asalto las fríes y haces la parte de la salsa. Prueba a hacer esta receta de Albóndigas con salsa de tomate casera y patatas cocidas y dale tu "punto".

Ingredientes para 4 personas:

Albóndigas:

Ingredientes para la carne
  • 500 gr. de carne picada.
  • 1 diente de ajo.
  • cebolla.
  • 1 cuchara de postre de perejil.
  • 1/2 cuchara de postre de pimienta negra.
  • 1/4 de vaso de vino blanco.
  • 2 cucharadas soperas de pan rayado.
  • 3 huevo.
  • Harina.
  • Sal.
Para la salsa:
  • 1 cebolla.
  • 1 chuchara de postre de harina.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 1/2 vaso de vino tinto.
  • 1 tomate maduro.
  • 1 pastilla de caldo de pollo.
  • 1 patata mediana.
  • 1 zanahoria mediana.
  • 200 gr apróx. de guisantes.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Hacemos las albóndigas:

1.- Ponemos la carne picada en un bol grande.


2.- Rayamos o picamos muy fino el ajo y la cebolla.


3.- Echamos un poco de sal, la 1/2 cucharada de pimienta negra, la cuchara de perejil y las 2 cucharadas de pan rayado.


4.- Por último, añadimos 1 huevo y el 1/4 de vaso de vino blanco (esto nos va a dejar las albóndigas muy jugosas).


5.- Ahora toca amasar muy bien para mezclar todos los ingredientes.



Una vez amasada la carne con todos sus ingredientes, si tenemos la posibilidad, dejar la masa en el frigorífico de un día para otro. En caso de no tener tiempo, la dejamos al menos unos 15 min., para que se enfríe, y luego sea más fácil hacer las pelotas.



Una vez pasados, al menos esos 15 minutos, seguimos con el harinado de las albóndigas:





6.- En un plato hondo, batimos dos huevos, y en otro plato hondo ponemos harina. Luego tenemos preparados otro recipiente, donde iremos dejando las albóndigas una vez harinadas, antes de pasarlas por la sartén. Este recipiente, deberemos de ponerle una base de harina, para que las albóndigas no se nos peguen.


7.- Ahora nos ponemos hacer las pelotas, la medida la eliges tu. Como recomendación, ni muy grandes, pueden que no se hagan bien por dentro, ni muy chicas, se verán algo ridículas.


8.- Ahora la pelota conseguida de carne, la pasamos por el huevo, y luego por la harina. Así hasta que nos quedemos sin carne en el bol.


*Consejo: Cuando estemos manipulando la carne, es muy aconsejable que nos mojemos las manos, y sin secarlas, empecemos a hacer las pelotas, la carne no se pegará a nuestras manos.


9.- Ahora en un sartén ponemos aceite, a temperatura media, para no quemar las albóndigas por fuera y dejarlas crudas por dentro.


10.- Hacemos las albóndigas.


*Sugerencia: Aquí podemos pasar también por la sartén la patata pelada y partida a rodajas, e incluso la zanahoria. Esto nos restará tiempo de cocción al final. Pero recuerda, no es freir, solo pochar la patata y la zanahoria.



Vamos a hacer la salsa.


1.- Cortamos una cebolla a juliana y la ponemos en la cacerola con un poco de aceite.

Cortar la cebolla a Juliana, es cortar la cebolla en tiras.
2.- Una vez la cebolla este pochada, pasados unos 10 minutos a fuego medio, añadimos una cucharada de harina. Esto nos espesara la salsa, dándole textura.

2.1.- Mientras la cebolla se va pochando, vamos pelando el tomate y lo trituramos o rayamos.


3.- Una vez la harina haya cogido color, añadimos 1/2 vaso de vino blanco y 1/2 vaso vaso de vino tinto. Esperamos a que se evapore el alcohol.


*Sugerencia: Si queremos que la salsa sea clara, podemos echar el vaso entero de vino blanco, si queremos que la salsa sea oscura, echamos el vaso de vino entero de tinto. En este caso pongo medio de cada uno, tu puedes probar otra combinación.


4.- Ya evaporado el alcohol, añadimos un tomate pelado y triturado o rayado.


5.- Dejamos cocer el tomate durante al menos 5 minutos.


6.- Luego añadimos la pastilla de caldo de pollo y añadimos un vaso de agua.


7.- Añadimos aquí ahora, las albóndigas, la patata y zanahoria partida a rodajas y los guisantes.


8.- Cubrimos con agua todos los ingredientes.




9.- Si pochamos la patata y la zanahoria antes, ahora subimos el fuego y solo tenemos que esperar a reducir la salsa.


10.- En caso contrario, cocemos durante 25 minutos.


Ya tenemos listas las albondigas con salsa de tomate casera y patatas cocidas ¡A comer!